A Random Image
A la memoria de mi abuelo: Alfonso Barbecho Rodríguez
(13 enero 1913 / 8 julio 2007)
Locations of visitors to this page Miembro de Exit

Luís Álvarez Yuste

Antecedentes
Solicitud de apoyo
Apoyan esta iniciativa
Biografía: Luís Álvarez Yuste

Memorias: Porqué ocurrió lo de España. Episodios históricos
Prólogo

Antecedentes

Luís Álvarez Yuste. Mar del Plata Durante mi estancia en la ciudad de Mar del Plata accedí unas memorias de guerra inéditas, tituladas: Por qué ocurrió lo de España. Episodios históricos, escritas por Luís Álvarez, un exiliado republicano con cierta relevancia en el ámbito sindical y militar antes y durante el conflicto español.

Como fuente testimonial directa, dichas memorias nos sirve de gran ayuda a la hora de analizar ya sea la temática de la pre-guerra, guerra y exilio recuperándose de esta manera una parte importante de la historia de aquel período.

Se trata de unas memorias escritas en el destierro, de un protagonista camuflado bajo un pseudónimo (Armando Paz Guerrero) debido a la época en que se escribe. Es una auto reflexión política del porqué se produjo la guerra civil en donde se mezcla el recuerdo del pasado con las ilusiones republicanas del protagonista en “su” presente.

La obra es un mosaico de personajes complejo, una colmena de situaciones enlazadas entre sí por mediación del protagonista y en donde la descripción de sucesos históricos adquiere tal grado de detallismo debido a una característica importante: el protagonista hacía uso continuo de un diario.

Luís era un poeta, así queda demostrado en sus pequeñas pero no menos importantes obras literarias y esta característica hace que de sus manos fluya un determinada técnica narrativa facilitando, amenizando, la lectura de sus memorias [para mayor información véase: Luís Álvarez Yuste: el poeta de los guerrilleros].

Hacer público este estudio en la presente Web mediante la inclusión de un breve resumen biográfico de Luís Álvarez Yuste, junto con la publicación de parte de su obra literaria, conlleva una petición de fondo: que aquellas personas que posean alguna información referente al mismo puedan compartirla conmigo a través de la siguiente dirección electrónica: info@lbocanegra.eu

Quiero agradecer desde aquí al Liberto Álvarez, hijo de Luís, por confiar en mí para el estudio de este testimonio tan importante y, más importante aún, por ofrecerme una amistad sincera.

Inicio

Solicitud de apoyo

Si consideras que el estudio y la publicación de estas memorias es importante puedes contribuir económicamente o colaborar a modo de patrocinio poniéndote en contacto conmigo a través del siguiente mail: info@lbocanegra.eu

Inicio

Apoyan esta iniciativa

Catedrático Paul Preston, director del Cañada Blanch Centre for Contemporary Spanish Studies de la London School of Economics and Political Science.

Inicio

Biografía: Luís Álvarez Yuste

Con claridad diáfana la luz va acudiendo a mi memoria y prometo ser fiel a los hechos que voy a reseñar lamentando en mi fuero interno que esta parte de mi historia no podrá pasar a la misma escrita con letras de oro, sino rodeadas con mi impopularidad por parte de quienes fueron actores de hechos abominables para descrédito de una lucha que debió de ser en beneficio de la mayoría del magnífico pueblo español y, sin embargo, fue todo lo contrario. Porque tales hechos han dejado tan profundas heridas que a pesar de que a través de los años han llegado a cicatrizarse guardarán siempre sus huellas impresas y trascurrirán varias generaciones hasta que los odios acumulados, que llevan consigo la carga de la venganza, lleguen a quedar borradas” [ ÁLVAREZ YUSTE, LUÍS; Porqué ocurrió lo de España. Episodios históricos, memoria inédita, Mar del Plata, 1953, p. 214].

“Allí, frente a nosotros, España se encontraba frente a frente con sus odios, sus rencores, rememorando gestas de heroísmo y escribiendo páginas de vergüenza para su historia" [ÁLVAREZ YUSTE, LUÍS; Porqué ocurrió lo de España. Episodios históricos, memoria inédita, Mar del Plata, 1953, p. 278].

Luís Álvarez Yuste nace en Madrid, barrio de El Lavapiés, el 2 de mayo de 1907 falleciendo en 1970, a causa de una gastritis crónica, en Río de Janeiro en donde es enterrado en el cementerio de la misma ciudad. Exiliado en Argentina desde Francia en 1951, junto con su mujer María Fernández y su único hijo, Liberto Álvarez, se trasladaron en la ciudad de Mar del Plata (Argentina) en donde ejerció la profesión de pintor hasta el día de su muerte. En la susodicha ciudad compaginó la profesión de pintor con su otra vocación de poeta y escritor formando parte de la Sociedad de Escritores Argentinos; asimismo, su activismo político le llevó a ser miembro del Partido Juventud Democrática Española.

Su padre fue un funcionario de prisiones siendo trasladado, hacia finales de la década de 1920, a la ciudad de Barcelona en donde desempeñaría su trabajo indistintamente tanto en el castillo de Montjuïc como en la cárcel Modelo. Luís llega a la ciudad condal, junto con su madre y sus cinco hermanos, el 19 de octubre de 1920. En 1921 siendo un adolescente funda una pequeña biblioteca, junto a tres de sus mejores amigos, denominada Agrupación Amigos de la Cultura. Actuando en la clandestinidad dicha biblioteca fue clausurada, poco tiempo más tarde, debido a una denuncia anónima pero este hecho no evitó que se pusiera en contacto con otra organización cultural ubicada en Pueblo Nuevo y que tenía por nombre: Agrupación Propagadores del Libro.
Fue durante esta época en donde Luís pudo entablar amistad con Fermín Galán, gracias al trabajo de su padre quien le había puesto en contacto con el mismo, siendo un personaje que le marcaría profundamente reproduciendo aquellas conversaciones que mantuvo con él en sus memorias.

En 1931, Luís Álvarez fue nombrado Secretario General ad honorem del Sindicato General de Luz y Fuerza de Cataluña y Aragón (ubicado en Barcelona) a través de la Compañía de Electricidad en donde él trabajaba. Asimismo, durante este período entabló amistad con Ángel Pestaña, anarquista y líder sindicalista español.
Según el texto, Luís fue el creador de la primera columna antifascista de Barcelona (más tarde rebautizada: Columna Del Barrio) que, junto a la columna del anarquista Durruti, partieron de la ciudad condal hacia Huesca para hacer frente a las tropas nacionalistas al mando de las milicias armadas en los primeros meses de la guerra.

Afiliado al Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC), en 1937 sale de la Escuela Popular de Guerra de Barcelona con el grado de teniente siendo enviado al frente de Las Rosas y Brunete enrolado en el Batallón Djakovich, citado en el texto como Balcánico o Yugoslavo, el cual pertenecía a la 45ª División de las llamadas Brigadas Internacionales. Más tarde se le nombra comisario suplente y del frente de Madrid es trasladado con el batallón a luchar en la ofensiva de Zaragoza dirigida por el general republicano español: Sebastián Pozas Perea. Ya desde su actuación como teniente y comisario de batallón Luís mantiene serias divergencias con el comandante de la misma: Josip Broz Tito, quien fuera mariscal de Yugoslavia en 1943 y que durante la Guerra Civil española intervino bajo el pseudónimo de comandante Kristof, según refiere la memoria.

Álvarez cae herido en la ofensiva de Zaragoza, tras su recuperación fue destinado a los Servicios Auxiliares en el Cuartel de las Brigadas Internacionales con asiento en Albacete. Allí lo destinaron al Batallón de Guardias e inmediatamente fue nombrado por André Marty, diputado comunista francés, Jefe del Servicio Español de Investigación y Vigilancia. Tres meses después igualmente fue nombrado teniente ayudante del Cuartel Central de las Brigadas Internacionales. Desempeñó ambos cargos conjuntamente durante ocho meses, siendo retirado de los mismos poco tiempo después y enviado a una sección como comandante de guardia del castillo de Castelldefells en donde se había instalado la Prisión Central de las Brigadas Internacionales (Maison de Prevention de las BI). Hacia el final de la guerra, siendo jefe de operaciones con grado de teniente de la 11ª Brigada 35ª División, protagonizaría la gran retirada del frente del Ebro. Una serie de cargos como el de comandante militar en la plaza de Bovera, o la de director de la Escuela de Morteros de la Bola en Gratallops (Tarragona), se sucedieron durante los últimos tres meses del conflicto en el frente Catalán. Finalmente, durante los últimos días de la contienda en Cataluña fue destinado al mando de una brigada para la defensade la ciudad de Girona, siempre con el grado de teniente.

Cruza la frontera con Francia el 14 de febrero de 1939 como réfugié politique a través del paso fronterizo de Le Perthus, siendo internado en el campo de concentración de Bram (departamento C, barracón 58) en el departamento del Aude de los Pirineos Orientales.
Durante un año estuvo recluido en dicho campo formando parte de las Compagnies de Trevailleurs Étrangers y, más tarde, durante la Segunda Guerra Mundial, en las Fuerzas Francesas del Interior (F.F.I.) desde 1942 a 1945. Siendo licenciado el 25 de octubre de 1944 por el Capitán Clarion, comandante del grupo de resistencia de la 5ª compañía del primer regimiento de las F.F.I. d’Anjou:

“Para los miles de españoles que nos refugiamos en Francia al terminar la guerra empezaba un nuevo calvario y cuántos miles de los nuestros dejaron la vida entre las garras de los alemanes cuyo odio a los republicanos españoles no tenía límite. Si tuviese que contar las vicisitudes y aventuras que pasé en el largo período que iba desde la entrada de los alemanes a la liberación no tendría bastante con mil páginas y voy a limitarme a decir que formé parte de las organizaciones de resistencia en París y en el departamento de Maine et Loire. En este punto me encontraba cuando del desembarco de los aliados en Normandie y formaba yo parte de la FFI (Fuerzas Francesas del Interior). Limpiamos de invasores el departamento facilitando el avance aliado y luchando codo a codo al lado de los norteamericanos en los combates de La Ronde y Croix Verte que fueron preludio de la liberación de Saumur” [ÁLVAREZ YUSTE, LUÍS; Porqué ocurrió lo de España. Episodios históricos, memoria inédita, Mar del Plata, 1953, pp. 377].

El gobierno francés como mérito a su participación en la resistencia le otorgó la nacionalidad francesa pero ningún tipo de compensación económica con lo cual Luís permanece en Francia trabajando en una fábrica de tornos. Asimismo, en 1946 formando parte del Maqui Luís luchó en los combates de la Vall d’Arán pasando nuevamente a Francia en donde prepararía su exilio hacia Argentina, a través de la International Refugee Organization (IRO) de París, por motivos de la Guerra Fría y su pasado político de izquierdas. Desde España, el gobierno franquista le condena “en ausencia” a tres penas de muerte…el camino hacia el exilio sería largo y permanente [para mayor información véase: BOCANEGRA BARBECHO, LIDIA; El fin de la Guerra Civil española y el exilio republicano: visiones y prácticas de la sociedad argentina a través de la prensa. El caso de Mar del Plata, 1939, Tesis Doctoral inédita, Facultad de Letras, Universidad de Lleida, junio 2006, pp. 370-372].
Finaliza de escribir sus memorias en la ciudad de Mar del Plata en 1953, el miedo a la represión franquista a familiares suyos que vivían en España le llevó a no publicar las mismas.

Inicio

Porqué ocurrió lo de España. Episodios históricos

Manuscrito inédito (750 páginas aprox.)

Porqué ocurrió lo de España. Episodios históricosÍndice

Prólogo
1. Los primeros pasos de Armando
2. En el colegio de los Padres Salesianos de Utrera
3. Puerto de Santa María, la Isla y Cádiz
4. Diez años de agitación político-social en Barcelona
5. En el castillo de Montjuïc
6. La acción sindical
7. El 14 de abril de 1931 en Barcelona
8. La desunión sindical
9. El 6 de octubre de 1934 en Barcelona
10. El 18 de julio de 1936
11. Como se organizó la primera columna de Barcelona
12. En marcha hacia Aragón
13. Los primeros combates
14. Mucho trigo y mucha hambre
15. Con los milicianos de Durruti
16. Armando Paz condenado a muerte sin juzgar
17. Los últimos días en la columna Del Barrio
18. En la Escuela Popular de Guerra
19. El Batallón Balcánico (Djakovich)
20. La grande ofensiva de Zaragoza
20.1. Datos para la historia
21. El fuerte de los galayos
22. En el Cuartel Central de las Brigadas Internacionales
23. Repliegue de las Brigadas Internacionales a Cataluña
24. Cómo trataban a los Internacionales en la Prisión Central
25. La sangrienta Batalla del Ebro
26. La Gran Retirada

Prólogo

"No le ha sido difícil a mi pluma transcribir los hechos que irán desarrollándose a los ojos del amable lector con igual orden que se sucedieron. La rememoración de los mismos ha sido y es una constante obsesión de mi espíritu y la impresión recibida en mi corazón, al desenvolverse los tales acontecimientos, lo fue con tal intensidad que será muy difícil se borren de la memoria mientras el gran mandatario de los sentimientos conserve el más débil latido.
En los diez meses pasados en campos de concentración y ha falta de libros para entretener mi espíritu y también para distraer al hambre que nos hacían pasar en las largas noches del crudo invierno del año 39 hacía desfilar por mi mente, otra y muchas veces, los acontecimientos históricos de los que fuera actor y testigo. Los hacía desfilar por mi imaginación haciéndome la idea de que asistía a la representación de la cinta cinematográfica de mi propia historia. Luego fui más exigente, de simple espectador me convertí en investigador y como conociera los efectos traté de ahondar en las causas del gran desastre acaecido en mi querida Patria.

De aquí nació mi propia filosofía de los hechos, empecé a ver claro muchas cosas que antes me habían cegado con el velo del fanatismo. Lancé el lastre de todo lo que fuera un obstáculo para pensar libremente y tuve la futura pretensión de que haber sobrevivido a tanta tragedia fue porque la providencia me había destinado como uno de sus elegidos y de que quizás, algún día, podría ser útil a la humanidad en su lucha constante por la libertad y progreso pacífico de la misma.

También me di a pensar que si bien algunos de los hechos a que me viera vinculado fueron hijos de la casualidad no todos ellos tenían idéntica maternidad sino que la misma providencia me habría elegido para narrar, al tiempo que ella eligiera en la ocasión más propicia, cuanto me había acontecido. En distintas ocasiones cogí la pluma al efecto y otras tantas, luego de infructuosos ensayos, tuve que desistir. Yo mismo me daba cuenta que no solamente faltaba claridad a mis narraciones sino que el fanatismo que hubiera podido sentir primero por el Comunismo Libertario y, en menor escala después, por el Comunismo Estatal ponían cierta pasión en mi escrito no dejándome ver claro en el intrincado laberinto en que se debatía el mundo. Tampoco puedo dejar de manifestar, a fuero de hombre sincero, que considero la mentira como uno de los pecados más repudiables. Que mi pluma resistiese a proseguir sino con el florilegio literario, tan necesario a hacer interesante la lectura, al menos con una narración clara y concisa cuando se requiere cuando se tienen que narrar hechos con los cuales han tomado contacto […].

No me congratulo de no haber sido un ser anónimo. El anonimato es hijo de los timoratos, de los pobres de espíritu, de los que intentan pasar por la vida para llevar ésta cómodamente sin crearse complicaciones que pudieran turbar su digestión. Esta última frase los retrata, solo tienen estómago y supeditan a su labor digestiva toda otra espiritual y, menos aún, de sacrificio en pro de sus hermanos que sienten hambre y sed de justicia. Tampoco me reprocho el no haber tenido ambición de escalar los puestos más elevados en el ejército. De haberla tenido solamente me hubiera bastado adular a los dirigentes del Partido Comunista de España, de Rusia o de la China. No obstante preferí proseguir fiel a la historia de mi pueblo, a los hechos desencadenados desde tres lustros del siglo anterior por quienes regaron tantas veces con su sangre las calles de ciudades y campos de España, para que la humilde clase trabajadora disfrutara de un poco más de pan y justicia social […].

El día 14 de febrero del año 1939 pasaba la frontera internándome en Francia empezando, desde entonces, un nuevo calvario no exento de grandes experiencias aleccionadoras que me han sido de preciosa utilidad para redactar estas memorias de mi agitada vida".

Luís Álvarez Yuste