A Random Image
A la memoria de mi abuelo: Alfonso Barbecho Rodríguez
(13 enero 1913 / 8 julio 2007)
Locations of visitors to this page Miembro de Exit

Los madrugadores

(Escenas de un campo de refugiados españoles)

Luís Álvarez Yuste (páginas 15/16) 

Los madrugadores (pag. 15)
Me levanté muy temprano
y recorrí el campamento.
Yo les juro por mi suegra
que es verdá too lo que cuento.

Son tres los madrugadores
que me encontré en mi camino:
un tuerto y un jorobado,
y otro que iba hecho un cochino.
Cuando en el tuerto me fijo,
pienso en aquella humorá:
-Mu temprano va er compare
con la ventana cerrá.
Cuando vi al jorobado,
pensé, como buen humano:
Los madrugadores (pag.16)-¡Que cargao va ese gacho
por la mañana temprano!
Cuando el tercero me encuentro,
reflexiono con atino:
-No sé; pa ir a lavarse
bien madruga este cochino!
Continué cabizbajo;
iba pensando en Sevilla,
la vista clavá en er suelo
por si había arguna colilla.

Yo les juro por mi zuegra
que es verdá too lo que cuento.
¡Ni una cola me encontré
recorriendo el campamento!

Regresaba a la barraca
cargaito de pesares
y me dije: -¡So, cegato!
Ponte unas gafas de aumento
y las verás a millares.

De nuevo me encontré al tuerto
con un hermoso cigarro,
y pensé pa mis adentros:
-¡ Eso si que es despilfarro!
Detrás iba el jorobado,
más derecho que una vela;
con otro cigarro hermoso
vino a pedirme candela.
No salía de mi asombro
cuando viene otro ladino.
Con un borso lleno e pavas
se me acerca el muy cohino.
Después de darles candela
a los cofrades del cuento,
me sueltan tres bocanàs
y se piran muy contentos.

A quien madruga, Dios le ayuda,
dice un refrán castellano.
Yo madrugué esa mañana,
me levanté muy temprano,
pero está visto, señores,
que, más que yo, han madrugao
el tuerto, el tio cochino,
y su amigo el jorobao.

Como no encontré colillas
no pienso más madrugar.
¡A ver, quien suerta un pitiyo
pa que yo puea fumar!

Campo de Bram, mayo 1939.

© Liberto Álvarez Fernández

Inicio